Un baño en la historia: el Archivo General de la Administración

 

Juan_Riaño_y_Gayangos.jpg

Juan Riaño y Gayangos,Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de España en Washington (1910-1914) y Embajador de España en Washington entre 1914 y 1926.  [Bain News Service, publisher – Esta imagen está disponible en la División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos bajo el código digital ggbain.04788. Esta etiqueta no indica el estado de copyright del trabajo adjunto. ]

Zambullirse en las profundidades de un archivo histórico rara vez produce resultados inmediatos y deslumbrantes.  Es cierto que, de vez en cuando, cuando la fortuna le sonríe, la investigadora o el investigador puede dar con un documento clave; una pieza del puzzle cuyo descubrimiento permite que se vayan encajando otras muchas piezas que hasta entonces andaban sueltas, inconexas, huérfanas de sentido.

Si bien la mayoría de las visitas a un archivo histórico no resultan en ninguna gran epifanía, estos baños periódicos en el pasado no dejan de ser esenciales, si queremos realmente comprender cualquier fenómeno histórico –sus matices y texturas–  como, por ejemplo, el de la emigración de españoles a EEUU.  En realidad, son estos días normales, sin grandes hallazgos, los que nos van preparando para aquellos días excepcionales, extraordinarios.

Acabo de pasar dos días intensos en el Archivo General de la Administración [AGA] en la encantadora ciudad de Alcalá de Henares, revisando la correspondencia que pasaba por la Embajada Española en Washington, hace casi cien años.  Esta vez no llevaba ninguna pregunta candente; tenía dos días libres en España, y quería simplemente zambullirme de nuevo en el mundo de nuestros inmigrantes invisibles, tal y como ese mundo se deja entrever entre los precarios papeles de una embajada.  Y aunque de estos días no me llevo ningún trofeo, ninguna perla ostentosa, siento que me voy de Alcalá con la sensibilidad renovada y refinada, con las antenas más dispuestas a captar las tenues señales que sigue emitiendo un pasado latente en los archivos y en la memoria.

Comparto un pequeño ejemplo de los tipos de documentos “menores” que he podido consultar estos días en el AGA.  Llama la atención sobre todo la complejidad de la historia de la colonia española; las suspicacias, la multiplicidad de intereses, proyectos y personalidades casi siempre en pugna, tanto entonces como ahora…

El 1 de abril de 1919, el empresario y banquero privado, Jaime V. Lago, con sede en 156 West 14th Street, escribe a Delfín González, que llevaba ya varios años en el puesto de Secretario de la Unión Benéfica Española.  Delfín era hombre de confianza de José Camprubí, quien dirigía a la sazón tanto la Unión Benéfica Española como el diario La Prensa.

Muy Señor mío:-

He fundado el periódico “LA TRIBUNA” con el fin de estrechar los lazos de unión entre

Jaime . Lago..jpg

Editor, librero, hotelero, consignatario, banquero,  y otras muchas cosas, Jaime V. Lago es una figura clave en la historia de los españoles en Nueva York.  La quiebra en 1928 de su banco privado –con sede en la Calle 14– fue, para la colonia española de la ciudad, una verdadera catástrofe.  A raíz de los tejemanejes detrás de esa quiebra, Lago ingresaría en la cárcel.

nuestra raza y este país. Es periódico de genuina orientación española entendiendo por esto no el españolismo que abarca una limitada esfera de acción, sino el que radica en todos los países de lengua castellana, hecha inmortal por el insigne manco de Lepanto en las páginas de las Novelas Ejemplares y en el imperecedero libro “Don Quijote”.

El Embajador de España, en carta dirigida a “LA TRIBUNA”, y publicada en el número 30, bendice esta obra con fervor patriótico. Es pues, un deber de todo español –incluimos también a los hispano-americanos—ayudar a la labor que vamos a realizar desde las columnas del periódico, puestas nuestras miras en altos ideales, libres de prejuicios, exentos de toda claudicación. La raza necesita un órgano que apoya sus aspiraciones. Y las aspiraciones de la raza están en que haya alguien que deshaga las leyendas tenebrosas, urdidas a espaldas de la justicia y el derecho.

Espero confiadamente en que desde este momento será Usted suscriptor de “LA TRIBUNA”, el periódico que viene a velar por los prestigios de la raza, que son los prestigios de usted.

Debe al mismo tiempo propagar “LA TRIBUNA” entre sus amigos para que llegue a ser un órgano formidable e importante. Todo evoluciona en la vida, y “LA TRIBUNA” se amoldará a las exigencias de los tiempos.

Sea usted suscriptor de “LA TRIBUNA”.

Suscripción annual: -$5.00.

Firmado: Jaime V. Lago

Pocos días después, Delfín González, secretario de la Unión Benéfica Española, y hombre de confianza de José Camprubí, se dirige confidencialmente al embajador español en Washington, Juan Riaño y Gayangos, adjuntando la carta que acababa de recibir de Jaime V. Lago.

Delfín González..jpg

“Será siempre considerado en los anales de las sociedades hispanas de Nueva York como uno de los tenaces, activos y eficientes promotores de su organización.  Procedente de Santa María de Figueras, Asturias, el señor González trasladóse a Cuba en 1905 viniendo a los Estados Unidos cinco meses después.  En Tampa, Florida, ingresó en la industria tabaquera, y en 1911 vino a Nueva York como representante de una casa tampeña.

Acabo de recibir una circular del señor Jaime V. Lago, la que tengo el gusto de incluir con la presente, y en la que se anuncia que V.E. “bendice” esta obra con fervor patriótico.

Es necesario que ponga en el conocimiento de VE los antecedentes que se relacionan con la obra de este buen señor para que debido al apoyo moral que VE le preste no continue por más tiempo y con mas seguridad practicando los hechos poco propios de un Banquero, como él se llama, y menos de un español.

Cuando los españoles en este país necesitaban toda la ayuda posible, y cuando esta Sociedad estaba gastando su reducido capital y sus energías, ha llegado a nuestro conocimiento ciertos abusos que con los pobres trabajadores cometían ciertos españoles. Incluyo con la presente un informe que nos proporcionó uno de ellos (de los explotados) y por el verá VE la manera de proceder del señor Lago. El informante nos manifiesta que son muchos los que les ocurrió con el mismo señor Lago cosas idénticas. En resumen que ellos pagaban al Señor Lago por los servicios que otorgaba la sociedad.

Hace algunos meses supe también que el señor Lago se anunciaba por medio de sus corredores que él estaba autorizado por VE para expedir cédulas. Investigado el asunto supe que los que recurrían a él les cobraba $2.00 por cada cédula, pagando después al Consulado General de España en esta la cantidad de $0.45 por cada una. Cuando llamé la atención al señor Consul en esta, me pidió que le entregara una manifestación por escrito y debidamente legalizada por un Notario Público exponiendo lo que antecede. Dicho documento fue hecho por uno de las víctimas y entregado personalmente por mí al señor Consul.

Deseo también manifestar a V.E. que el periódico “La Tribuna” piensa hacer una campaña en favor de una Sociedad en esta, el “Centro Hispano Americano”, y con lo que indudablemente tratan de perjudicar la Unión Benéfica Española.

Este informe que le proporciono a VE lo hago primeramente para que conozca la personalidad del Señor Lago, contra quien no tengo ningún sentimiento personal, y para evitar en lo posible que bajo ningún concepto y en ninguna forma nuestros connacionales sean explotados. Además, creo justísimo el evitar que injustamente mermen fuerzas a la Unión Benéfica Española, la cual como VE sabe siempre esta dispuesta a trabajar en beneficio del bienestar de nuestra Colonia y la cual necesita la cooperación de todos para realizar los proyectos que tiene, proyectos que como VE conocerá, han de servir para ponerla, sino mejor, al nivel de las otras colonias.

En beneficio de esta Sociedad ruego a VE que acepte este informe de la manera más reservada posible.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to Un baño en la historia: el Archivo General de la Administración

  1. Elisa Castellon says:

    Great story. Let me know about July 21 asap. Elisa

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s